Generando sonrisas

ES TIEMPO DE PREVENIR ENFERMEDADES INFECCIOSAS

 

Limpiar todos los días las superficies con las cuales se tiene contacto frecuente
Los objetos de uso diario y común como mesas, sillas, manijas de puertas, llaves y grifos del baño, contactos de luz, inodoros, teléfonos, teclados, tabletas, juguetes, videojuegos, controles remotos, etc. suelen ser focos importantes de infección. Recuerda siempre usar un limpiador de uso doméstico para desinfectarlos, con ayuda de un rociador y de una franela.

No propagar los gérmenes sin querer
Es importante tener precaución cuando desarrollamos nuestras actividades cotidianas, pues un pequeño descuido podría hacernos propagar gérmenes de forma involuntaria.
Por ejemplo, usar el mismo trapo con el que acabamos de limpiar el baño para limpiar una habitación, podría ocasionar una contaminación cruzada. Para evitar esto, es recomendable lavar los trapos con un chorrito de desinfectante después de haber limpiado con ellos zonas expuestas.
Otra práctica que nos puede ayudar a evitar la propagación de gérmenes es limpiar diariamente los botes de basura que contengan pañuelos usados, pues estos suelen contener gérmenes.

Evitar compartir artículos personales que se utilizan en el hogar
Compartir platos, vasos, tazas, cubiertos, toallas o productos de higiene personal entre los integrantes del hogar es una práctica que podría ocasionar contagio de enfermedades, por lo que es sumamente importante que cada quien los utilice en su momento de manera individual y que después de usarlos, sean lavados cuidadosamente con agua y jabón. Además, debe respetarse la utilización de artículos que son de exclusivo uso personal, como los cepillos de dientes.

Lavar continuamente los textiles de tu hogar
La tela es un material que por su naturaleza puede acumular gran cantidad de polvo y organismos dañinos. Lavar con frecuencia tus prendas, la ropa de cama, manteles, cortinas, cobertores y toallas es una manera sencilla y eficaz para evitar la acumulación de bacterias y microorganismos que podrían dañar la salud.

Ventilar tu hogar
El calor excesivo representa un ambiente favorable para el desarrollo y crecimiento de microorganismos, por lo que dejar entrar el aire al hogar cada día al menos durante unos diez minutos puede ayudar a reducir el riesgo de que esto ocurra. En época de invierno el hacerlo por unos 5 minutos suele bastar. Asimismo es importante controlar la humedad en el ambiente, ya que esta puede afectar las vías respiratorias.

Evitar tocar tu rostro con las manos sucias
Las manos están en contacto con una gran cantidad de superficies y objetos, lo que las hace grandes portadoras de agentes infecciosos: el tocarte la cara puede hacer que lleves los gérmenes de las manos a tus ojos, nariz o boca y con esto darles entrada a tu organismo.

Lavarse las manos con frecuencia aún dentro de casa
La mejor manera de evitar la propagación de enfermedades es lavándose las manos con agua y jabón, frotando cada una de las partes de las mismas por un espacio de 30 segundos, ya que esto logra destruir los microorganismos y evita que los transportemos de un lado a otro con cada objeto que tocamos.

Vigilar tu alimentación, hidratación y sueño
Es importante consumir una dieta equilibrada con alimentos que ayuden a mantener fuerte el sistema inmunológico. Mantenerse hidratado, descansar adecuadamente y dormir por lo menos 8 diarias juega un papel fundamental para que nuestro organismo tenga las defensas adecuadas.

Haz uso de mascarilla o cubrebocas
Usar mascarilla en entornos públicos donde sea difícil mantener otras medidas de distanciamiento social, especialmente en áreas de riesgo de transmisión donde exista alta concentración de personas, es una medida que puede evitar el contagio de persona a persona.

Cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar
Si te tapas la nariz al toser o estornudar evitas la propagación de gérmenes. Tira los pañuelos desechables que hayas usado para cubrir tu nariz y boca en un bote de basura que preferentemente tenga cubierta de bolsa de plástico y lávate inmediatamente las manos con agua y jabón por al menos 30 segundos o limpialas con un desinfectante de manos que contenga como mínimo 70 % de alcohol.

Llamar antes de ir al médico si presentas síntomas de enfermedades infecciosas
Es importante contactar a tu médico para exponerle los síntomas que presentas, el te guiará respecto a las medidas y cuidados necesarios para que otras personas no se infecten o sean expuestas y te orientará sobre la necesidad de acudir o no a recibir atención médica presencial, así como acerca de iniciar un protocolo de aislamiento en caso de que aplique.

Permanecer en el domicilio hasta la resolución de los síntomas
Cuando se tiene confirmado un diagnóstico de alguna enfermedad infecciosa como el virus COVID-19, existe alta probabilidad de que se tenga que llevar un tratamiento en casa bajo condiciones de aislamiento por precaución, hasta que una evaluación médica confirme que el riesgo de transmisión secundaria a otras personas es bajo.

Utilizar productos confiables para hacer la limpieza del hogar
Cuando realizamos la limpieza de nuestro hogar, es importante asegurarnos de que lo hacemos con productos que realmente eliminen la amplia gama de microorganismos dañinos que se pueden encontrar. Los principales productos para limpiar y desinfectar que podemos utilizar con confianza de su efectividad son:
– NaDCC (Trocloseno de Sodio)
– Cloro
– Detergentes
– Limpiadores Multiusos

Ninnus Reforma

Reforma 2837-1 Fraccionamiento Terranova Guadalajara, Jalisco      Teléfono: (33) 3641 2314

Ninnus Sur

Torre Médica 1er. Piso Interior 3
Hospital Puerta de Hierro Sur
Av. López Mateos Sur 1401, Col. Las Amapas
Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco 45640
Teléfono: (33) 3271 3288

Ninnus Valle Real

Plaza Portobelo Local 12 Avenida Aviación 3000 Zapopan, Jalisco 45019 Teléfono: (33) 1561 0536

Copyright by Hospital Ninnus. All rights reserved.